Facebook 

Misas Obispo
Curso Online
Cuaresma
Mar 24, 2020

PASTORAL LITÚRGICA

LA MÚSICA NO CATÓLICA Y NUESTRO CULTO CATÓLICO La música no católica, de ...
Mar 24, 2020

PASTORAL PROFÉTICA

LA PASCUA CRISTIANA La Cuaresma es un tiempo de preparación para celebrar la ...
Mar 24, 2020

PASTORAL FAMILIAR

ACOMPAÑAR DESPUÉS DE RUPTURAS Y DIVORCIOS El matrimonio es una vocación ...
Mar 3, 2020

PASTORAL FAMILIAR

LAS VIEJAS HERIDAS AFECTAN AL MATRIMONIO (Amoris Laetitia 239-240) Muchas ...
Mar 3, 2020

PASTORAL PROFÉTICA

CAMINAR JUNTOS EN LA PARRESIA DEL ESPÍRITU SANTO Hoy entre los agentes de ...
Mar 3, 2020

PASTORAL PROFÉTICA

NO VIVAS DE APARIENCIAS, CUARESMA 2020 El pasado 26 de febrero iniciamos la ...
Mar 2, 2020

PASTORAL BÍBLICA

LA BIBLIA, CARTA DE AMOR PARA TI 2020,Año de la Palabra de Dios, al cumplirse ...
AYUDANOS A MANTENER ESTA PÁGINA, SI DESEAS PATROCINARNOS CONTACTANOS 953 532 0725

Santo del día

March 26, 2020
0
Sapor, rey de Persia, emprendió una recia persecución contra los cristianos. Jonás y Baraquicio, dos monjes de Beth-Iasa, sabiendo que varios
March 26, 2020
0
Fue un prodigio de santidad en un ambiente muy corrompido. Nació en 1296 en Suabia, Alemania. A los 15 años fue admitido como religioso en el
March 26, 2020
0
Exceptuando a San Antonio, ningún ermitaño del desierto adquirió; tan amplia fama como San Juan de Egipto, que fue consultado por emperadores y cuyas
March 24, 2020
0
Durante el reinado de Diocleciano, el Papa San Cayo estuvo grandemente preocupado por la seguridad de los cristianos en Roma. Cástulo, un celoso
March 24, 2020
0
Esta gran fiesta tomó su nombre de la buena nueva anunciada por el arcángel Gabriel a la Santísima Virgen María, referente a la Encarnación del Hijo
March 24, 2020
0
Santa Catalina de Suecia, llamada también Santa Catalina de Vadstena, nació hacia 1331, de padres nobles y cristianos. Era la cuarta entre los ocho
March 22, 2020
0
Nació en Mayorga, España, en 1538. Los datos acerca de este Arzobispo, personaje excepcional en la historia de Sur América, producen asombro y
March 22, 2020
0
Epafrodito parece haber nacido en Filipos. Había ido a Roma, donde Pablo estaba cautivo, para llevarle una nueva colecta de parte de los filipenses.
March 22, 2020
0
Nació en Nápoles (Italia) en 1715. Su padre era un tejedor, hombre de terrible mal genio. La mamá era una mujer extraordinariamente piadosa, la cual

ULTIMAS NOTICIAS

  • Diocesanas
  • Nacionales
  • Internacionales
  • Generales
  • El Santo del día
November 23, 2019
0
Esta semana se dio un paso importante para el trabajo y la organización de la Pastoral Social del decanato II. El lunes 4 empezó la visita de personal del banco de alimentos a las parroquias del
November 21, 2019
0
POR DAVID RAMOS | ACI Prensa El Instituto Superior de Estudios Guadalupanos (ISEG) es el órgano de mayor trabajo de investigación y conocimiento sobre la aparición de la Virgen de Guadalupe a San
November 27, 2019
0
El Papa Francisco ha regresado de Asia y, como es tradición, acudió a la Basílica de Santa María la Mayor (Roma) para rezar ante la Virgen y agradecer por los frutos de su reciente viaje apostólico a
January 13, 2020
0
“Los cuidados paliativos son el buen cuidado al final de la vida” y en esto Cristo es “nuestro maestro”, afirmó el director de la Unidad de Medicina Paliativa de la Clínica Universidad de Navarra,
March 13, 2020
0
Muy joven se casó con Enrique, duque de Sajonia (Alemania). Su matrimonio fue excepcionalmente feliz. Sus hijos fueron: Otón primero, emperador de Alemania; Enrique, duque de Baviera; San Bruno,

CAMINAR DIOCESANO



We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…
business

“ LA VIDA SE HIZO VISIBLE” (1Jn 1, 2 )

Cuando tocamos lo visible y lo invisible nos quedamos con una serie de preguntas que si las analizamos de fondo vienen a constituir un paso más en esta comprensión de las verdades de nuestra fe. Es hermoso brindarnos la oportunidad de poner sobre la mesa las verdades de nuestra fe y realizar con ella un ejercicio de tomar cada detalle y profundizar en lo que nos puede decir, hay una queja generalizada de que en el tiempo de Navidad, el ruido y el cúmulo de actividad no nos da la oportunidad de realizar un ejercicio que nos permita dar un paso más, no solo en la comprensión de la verdad, sino en la vivencia de ella que aunque sea sencilla, viene a ser la expresión de la ternura de Dios que tanto nos ama y nos da las oportunidades que necesitamos para no desviarnos del camino que conduce a la salvación.

En la vida del Papa Francisco siempre se nos brinda una sorpresa, como es el llamado que nos lo manifiesta en su carta apostólica, Admirabile signum sobre el significado y el valor del belén.

Reconocer lo que los Evangelios nos proponen es un hábito que sin duda tenemos los discípulos de Cristo. Pero el contemplar, el posar la mirada profunda en el belén y en el pesebre, no ha llegado a constituirse en un hábito y hacia eso nos conduce la Navidad pues todo eso es trascendente ya que nos hacen mirar hacia lo alto de donde proviene la alegría que se nos brinda, de un Dios que se hace hombre.

Al igual de la sorpresa que nos brinda el Papa, podemos leer el corazón de San Francisco de Asís que supo mirar en esos signos del belén y del pesebre una serie de llamadas a poner nuestra mirada en lo pequeño, en un mundo traspasado de ansia de riqueza y de poder. Que el belén que construimos, sea reflejo de ese belén y llamado a la comunión. ¡VAYAMOS A BELEN!

Que las enseñanzas que nos proporciona después de una reflexión de los signos sea motivo para reconocer en familia, en comunidad, ese contenido de esa historia de salvación, que parte de la sencillez y de la humildad ya que la novedad es y seguirá siendo motivo para seguir mirando a nuestro alrededor y ofrecernos a nuestros semejantes, viendo en cada pobre y humilde el contenido del amor de Dios que se encarna, en ese amor de su Padre, como así corrieron los pastores que dijeron ¡VAMOS A BELEN!

Si los detalles nos hablan de la grandeza de Dios, con más razón las personas que son protagonistas del misterio, como es la Santísima Virgen y San José, que nos puedan abrir los ojos para salvar a la familia que tanto lo necesita. Hagamos de esta Navidad una expresión de gozo, porque la Navidad no es un recuerdo, sino que debe de ser una vivencia para todos.

Que Dios se haga presente en nuestras familias y comunidades.

 

Con mi bendición.

Monseñor Teodoro Enrique Pino Miranda

Obispo de la Diócesis de Huajuapan de León, Oax

Se han puesto muy de moda las fiestas de bienvenida a los bebés, denominadas con el anglicismo: "Baby shower". La idea de estas fiestas es ayudar a la mamá (ahora ya también participa el papá), en su preparación para recibir a su bebé. Son fiestas que se distinguen por la alegría y la esperanza con la que nos preparamos para recibir a ese nuevo ser, que lo es desde el momento de la concepción, y cuyo nacimiento viene a iluminar la vida de toda la familia. Bueno, pues el Tiempo Litúrgico del Adviento (esto incluye a las posadas), son una especie de Baby shower para "Emmanuel", el Dios con nosotros, el Salvador del Mundo; pues estamos preparándonos para su llegada, para celebrar su Nacimiento.

Por eso, como en un Baby shower de ahora, el papel de la madre, en este caso de María Santísima, es primordial; solo que aquí, en lugar de que seamos nosotros quienes le demos consejos a esta "Madre primeriza", es Ella quien nos enseña a nosotros cómo se prepara el corazón para recibir al Niño Jesús. Como en todo Baby shower, los regalos son parte importante dentro del festejo; actualmente suelen contratarse "mesas de regalos" en alguna tienda departamental. En este caso María Santísima sí tiene mesa de regalos, pero no en la tienda más cara, sino en muchas otras "sucursales de la Gracia"; en primer lugar está la Santa Misa, culto máximo de los católicos, donde podemos acudir a alimentarnos de la Palabra y del Cuerpo de Jesucristo (Jn. 6, 48 - 51, 66 - 69; Mt 26, 17 - 29; 1Cor. 11, 26; SC 56); está también el Sagrario, donde podemos adorar a su Hijo, verdaderamente presente en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad (Jn 6); o en el confesionario más cercano, donde podemos reconciliarnos con Jesús, en el Sacramento de la Confesión (Jn. 20, 21 - 23).

Están también todos nuestros hermanos, principalmente los más necesitados, a quienes podemos hacer toda clase de obras de Misericordia, tanto corporales como espirituales, y estaremos haciéndolas por el propio Jesús (Mt. 25, 40).  En fin, sería muy bueno que en este Tiempo de Adviento, y especialmente en esta "recta final", en que hemos estado celebrando el Novenario del Nacimiento de Jesús, a través de las Posadas, no nos distraigamos entre tanta publicidad, tanta variedad de artículos navideños, los intercambios de regalos, las fiestas de fin de año donde reinan los excesos; no, por el contrario, que tengamos muy presente que el verdadero sentido de la Navidad es celebrar la presencia renovadora de Cristo que vino a salvar al Mundo (1Jn, 4, 10 - 14).

Qué tan importante es el Nacimiento de Cristo, que "partió” en dos la historia de la humanidad, por eso decimos: “en tal año antes de Cristo, o después de Cristo”; y por eso la Iglesia Católica dedica este tiempo a profundizar, contemplar y asimilar el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. Esperemos, pues, que esta Navidad no la hagamos comercial, vacacional o simplemente decorativa; sino que preparemos en nuestro corazón el mejor pesebre para recibir al Niño Dios y que no tenga que "huir" de ahí, como cuando sus Papás tuvieron que esconderlo en Egipto; sino que nuestro corazón sea su eterna morada. ¡Que así sea, feliz Navidad!

Por: Lubia Esperanza Amador

CARTA APOSTÓLICA

Admirabile signum

DEL SANTO PADRE
FRANCISCO
SOBRE EL SIGNIFICADO Y EL VALOR DEL BELÉN

1. El hermoso signo del pesebre, tan estimado por el pueblo cristiano, causa siempre asombro y admiración. La representación del acontecimiento del nacimiento de Jesús equivale a anunciar el misterio de la encarnación del Hijo de Dios con sencillez y alegría. El belén, en efecto, es como un Evangelio vivo, que surge de las páginas de la Sagrada Escritura. La contemplación de la escena de la Navidad, nos invita a ponernos espiritualmente en camino, atraídos por la humildad de Aquel que se ha hecho hombre para encontrar a cada hombre. Y descubrimos que Él nos ama hasta el punto de unirse a nosotros, para que también nosotros podamos unirnos a Él.

Con esta Carta quisiera alentar la hermosa tradición de nuestras familias que en los días previos a la Navidad preparan el belén, como también la costumbre de ponerlo en los lugares de trabajo, en las escuelas, en los hospitales, en las cárceles, en las plazas... Es realmente un ejercicio de fantasía creativa, que utiliza los materiales más dispares para crear pequeñas obras maestras llenas de belleza. Se aprende desde niños: cuando papá y mamá, junto a los abuelos, transmiten esta alegre tradición, que contiene en sí una rica espiritualidad popular. Espero que esta práctica nunca se debilite; es más, confío en que, allí donde hubiera caído en desuso, sea descubierta de nuevo y revitalizada.

2. El origen del pesebre encuentra confirmación ante todo en algunos detalles evangélicos del nacimiento de Jesús en Belén. El evangelista Lucas dice sencillamente que María «dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada» (2,7). Jesús fue colocado en un pesebre; palabra que procede del latín: praesepium.

El Hijo de Dios, viniendo a este mundo, encuentra sitio donde los animales van a comer. El heno se convierte en el primer lecho para Aquel que se revelará como «el pan bajado del cielo» (Jn 6,41). Un simbolismo que ya san Agustín, junto con otros Padres, había captado cuando escribía: «Puesto en el pesebre, se convirtió en alimento para nosotros» (Serm. 189,4). En realidad, el belén contiene diversos misterios de la vida de Jesús y nos los hace sentir cercanos a nuestra vida cotidiana.

Pero volvamos de nuevo al origen del belén tal como nosotros lo entendemos. Nos trasladamos con la mente a Greccio, en el valle Reatino; allí san Francisco se detuvo viniendo probablemente de Roma, donde el 29 de noviembre de 1223 había recibido del Papa Honorio III la confirmación de su Regla. Después de su viaje a Tierra Santa, aquellas grutas le recordaban de manera especial el paisaje de Belén. Y es posible que el Poverello quedase impresionado en Roma, por los mosaicos de la Basílica de Santa María la Mayor que representan el nacimiento de Jesús, justo al lado del lugar donde se conservaban, según una antigua tradición, las tablas del pesebre.

Las Fuentes Franciscanas narran en detalle lo que sucedió en Greccio. Quince días antes de la Navidad, Francisco llamó a un hombre del lugar, de nombre Juan, y le pidió que lo ayudara a cumplir un deseo: «Deseo celebrar la memoria del Niño que nació en Belén y quiero contemplar de alguna manera con mis ojos lo que sufrió en su invalidez de niño, cómo fue reclinado en el pesebre y cómo fue colocado sobre heno entre el buey y el asno»[1]. Tan pronto como lo escuchó, ese hombre bueno y fiel fue rápidamente y preparó en el lugar señalado lo que el santo le había indicado. El 25 de diciembre, llegaron a Greccio muchos frailes de distintos lugares, como también hombres y mujeres de las granjas de la comarca, trayendo flores y antorchas para iluminar aquella noche santa. Cuando llegó Francisco, encontró el pesebre con el heno, el buey y el asno. Las personas que llegaron mostraron frente a la escena de la Navidad una alegría indescriptible, como nunca antes habían experimentado. Después el sacerdote, ante el Nacimiento, celebró solemnemente la Eucaristía, mostrando el vínculo entre la encarnación del Hijo de Dios y la Eucaristía. En aquella ocasión, en Greccio, no había figuras: el belén fue realizado y vivido por todos los presentes[2].

Así nace nuestra tradición: todos alrededor de la gruta y llenos de alegría, sin distancia alguna entre el acontecimiento que se cumple y cuantos participan en el misterio.

El primer biógrafo de san Francisco, Tomás de Celano, recuerda que esa noche, se añadió a la escena simple y conmovedora el don de una visión maravillosa: uno de los presentes vio acostado en el pesebre al mismo Niño Jesús. De aquel belén de la Navidad de 1223, «todos regresaron a sus casas colmados de alegría»[3].

3. San Francisco realizó una gran obra de evangelización con la simplicidad de aquel signo. Su enseñanza ha penetrado en los corazones de los cristianos y permanece hasta nuestros días como un modo genuino de representar con sencillez la belleza de nuestra fe. Por otro lado, el mismo lugar donde se realizó el primer belén expresa y evoca estos sentimientos. Greccio se ha convertido en un refugio para el alma que se esconde en la roca para dejarse envolver en el silencio.

¿Por qué el belén suscita tanto asombro y nos conmueve? En primer lugar, porque manifiesta la ternura de Dios. Él, el Creador del universo, se abaja a nuestra pequeñez. El don de la vida, siempre misterioso para nosotros, nos cautiva aún más viendo que Aquel que nació de María es la fuente y protección de cada vida. En Jesús, el Padre nos ha dado un hermano que viene a buscarnos cuando estamos desorientados y perdemos el rumbo; un amigo fiel que siempre está cerca de nosotros; nos ha dado a su Hijo que nos perdona y nos levanta del pecado.

La preparación del pesebre en nuestras casas nos ayuda a revivir la historia que ocurrió en Belén. Naturalmente, los evangelios son siempre la fuente que permite conocer y meditar aquel acontecimiento; sin embargo, su representación en el belén nos ayuda a imaginar las escenas, estimula los afectos, invita a sentirnos implicados en la historia de la salvación, contemporáneos del acontecimiento que se hace vivo y actual en los más diversos contextos históricos y culturales.

De modo particular, el pesebre es desde su origen franciscano una invitación a “sentir”, a “tocar” la pobreza que el Hijo de Dios eligió para sí mismo en su encarnación. Y así, es implícitamente una llamada a seguirlo en el camino de la humildad, de la pobreza, del despojo, que desde la gruta de Belén conduce hasta la Cruz. Es una llamada a encontrarlo y servirlo con misericordia en los hermanos y hermanas más necesitados (cf. Mt 25,31-46).

4. Me gustaría ahora repasar los diversos signos del belén para comprender el significado que llevan consigo. En primer lugar, representamos el contexto del cielo estrellado en la oscuridad y el silencio de la noche. Lo hacemos así, no sólo por fidelidad a los relatos evangélicos, sino también por el significado que tiene. Pensemos en cuántas veces la noche envuelve nuestras vidas. Pues bien, incluso en esos instantes, Dios no nos deja solos, sino que se hace presente para responder a las preguntas decisivas sobre el sentido de nuestra existencia: ¿Quién soy yo? ¿De dónde vengo? ¿Por qué nací en este momento? ¿Por qué amo? ¿Por qué sufro? ¿Por qué moriré? Para responder a estas preguntas, Dios se hizo hombre. Su cercanía trae luz donde hay oscuridad e ilumina a cuantos atraviesan las tinieblas del sufrimiento (cf. Lc 1,79).

Merecen también alguna mención los paisajes que forman parte del belén y que a menudo representan las ruinas de casas y palacios antiguos, que en algunos casos sustituyen a la gruta de Belén y se convierten en la estancia de la Sagrada Familia. Estas ruinas parecen estar inspiradas en la Leyenda Áurea del dominico Jacopo da Varazze (siglo XIII), donde se narra una creencia pagana según la cual el templo de la Paz en Roma se derrumbaría cuando una Virgen diera a luz. Esas ruinas son sobre todo el signo visible de la humanidad caída, de todo lo que está en ruinas, que está corrompido y deprimido. Este escenario dice que Jesús es la novedad en medio de un mundo viejo, y que ha venido a sanar y reconstruir, a devolverle a nuestra vida y al mundo su esplendor original.

5. ¡Cuánta emoción debería acompañarnos mientras colocamos en el belén las montañas, los riachuelos, las ovejas y los pastores! De esta manera recordamos, como lo habían anunciado los profetas, que toda la creación participa en la fiesta de la venida del Mesías. Los ángeles y la estrella son la señal de que también nosotros estamos llamados a ponernos en camino para llegar a la gruta y adorar al Señor.

«Vayamos, pues, a Belén, y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos ha comunicado» (Lc 2,15), así dicen los pastores después del anuncio hecho por los ángeles. Es una enseñanza muy hermosa que se muestra en la sencillez de la descripción. A diferencia de tanta gente que pretende hacer otras mil cosas, los pastores se convierten en los primeros testigos de lo esencial, es decir, de la salvación que se les ofrece. Son los más humildes y los más pobres quienes saben acoger el acontecimiento de la encarnación. A Dios que viene a nuestro encuentro en el Niño Jesús, los pastores responden poniéndose en camino hacia Él, para un encuentro de amor y de agradable asombro. Este encuentro entre Dios y sus hijos, gracias a Jesús, es el que da vida precisamente a nuestra religión y constituye su singular belleza, y resplandece de una manera particular en el pesebre.

6. Tenemos la costumbre de poner en nuestros belenes muchas figuras simbólicas, sobre todo, las de mendigos y de gente que no conocen otra abundancia que la del corazón. Ellos también están cerca del Niño Jesús por derecho propio, sin que nadie pueda echarlos o alejarlos de una cuna tan improvisada que los pobres a su alrededor no desentonan en absoluto. De hecho, los pobres son los privilegiados de este misterio y, a menudo, aquellos que son más capaces de reconocer la presencia de Dios en medio de nosotros.

Los pobres y los sencillos en el Nacimiento recuerdan que Dios se hace hombre para aquellos que más sienten la necesidad de su amor y piden su cercanía. Jesús, «manso y humilde de corazón» (Mt 11,29), nació pobre, llevó una vida sencilla para enseñarnos a comprender lo esencial y a vivir de ello. Desde el belén emerge claramente el mensaje de que no podemos dejarnos engañar por la riqueza y por tantas propuestas efímeras de felicidad. El palacio de Herodes está al fondo, cerrado, sordo al anuncio de alegría. Al nacer en el pesebre, Dios mismo inicia la única revolución verdadera que da esperanza y dignidad a los desheredados, a los marginados: la revolución del amor, la revolución de la ternura. Desde el belén, Jesús proclama, con manso poder, la llamada a compartir con los últimos el camino hacia un mundo más humano y fraterno, donde nadie sea excluido ni marginado.

Con frecuencia a los niños —¡pero también a los adultos!— les encanta añadir otras figuras al belén que parecen no tener relación alguna con los relatos evangélicos. Y, sin embargo, esta imaginación pretende expresar que en este nuevo mundo inaugurado por Jesús hay espacio para todo lo que es humano y para toda criatura. Del pastor al herrero, del panadero a los músicos, de las mujeres que llevan jarras de agua a los niños que juegan..., todo esto representa la santidad cotidiana, la alegría de hacer de manera extraordinaria las cosas de todos los días, cuando Jesús comparte con nosotros su vida divina.

7. Poco a poco, el belén nos lleva a la gruta, donde encontramos las figuras de María y de José. María es una madre que contempla a su hijo y lo muestra a cuantos vienen a visitarlo. Su imagen hace pensar en el gran misterio que ha envuelto a esta joven cuando Dios ha llamado a la puerta de su corazón inmaculado. Ante el anuncio del ángel, que le pedía que fuera la madre de Dios, María respondió con obediencia plena y total. Sus palabras: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38), son para todos nosotros el testimonio del abandono en la fe a la voluntad de Dios. Con aquel “sí”, María se convertía en la madre del Hijo de Dios sin perder su virginidad, antes bien consagrándola gracias a Él. Vemos en ella a la Madre de Dios que no tiene a su Hijo sólo para sí misma, sino que pide a todos que obedezcan a su palabra y la pongan en práctica (cf. Jn 2,5).

Junto a María, en una actitud de protección del Niño y de su madre, está san José. Por lo general, se representa con el bastón en la mano y, a veces, también sosteniendo una lámpara. San José juega un papel muy importante en la vida de Jesús y de María. Él es el custodio que nunca se cansa de proteger a su familia. Cuando Dios le advirtió de la amenaza de Herodes, no dudó en ponerse en camino y emigrar a Egipto (cf. Mt 2,13-15). Y una vez pasado el peligro, trajo a la familia de vuelta a Nazaret, donde fue el primer educador de Jesús niño y adolescente. José llevaba en su corazón el gran misterio que envolvía a Jesús y a María su esposa, y como hombre justo confió siempre en la voluntad de Dios y la puso en práctica.

8. El corazón del pesebre comienza a palpitar cuando, en Navidad, colocamos la imagen del Niño Jesús. Dios se presenta así, en un niño, para ser recibido en nuestros brazos. En la debilidad y en la fragilidad esconde su poder que todo lo crea y transforma. Parece imposible, pero es así: en Jesús, Dios ha sido un niño y en esta condición ha querido revelar la grandeza de su amor, que se manifiesta en la sonrisa y en el tender sus manos hacia todos.

El nacimiento de un niño suscita alegría y asombro, porque nos pone ante el gran misterio de la vida. Viendo brillar los ojos de los jóvenes esposos ante su hijo recién nacido, entendemos los sentimientos de María y José que, mirando al niño Jesús, percibían la presencia de Dios en sus vidas.

«La Vida se hizo visible» (1Jn 1,2); así el apóstol Juan resume el misterio de la encarnación. El belén nos hace ver, nos hace tocar este acontecimiento único y extraordinario que ha cambiado el curso de la historia, y a partir del cual también se ordena la numeración de los años, antes y después del nacimiento de Cristo.

El modo de actuar de Dios casi aturde, porque parece imposible que Él renuncie a su gloria para hacerse hombre como nosotros. Qué sorpresa ver a Dios que asume nuestros propios comportamientos: duerme, toma la leche de su madre, llora y juega como todos los niños. Como siempre, Dios desconcierta, es impredecible, continuamente va más allá de nuestros esquemas. Así, pues, el pesebre, mientras nos muestra a Dios tal y como ha venido al mundo, nos invita a pensar en nuestra vida injertada en la de Dios; nos invita a ser discípulos suyos si queremos alcanzar el sentido último de la vida.

9. Cuando se acerca la fiesta de la Epifanía, se colocan en el Nacimiento las tres figuras de los Reyes Magos. Observando la estrella, aquellos sabios y ricos señores de Oriente se habían puesto en camino hacia Belén para conocer a Jesús y ofrecerle dones: oro, incienso y mirra. También estos regalos tienen un significado alegórico: el oro honra la realeza de Jesús; el incienso su divinidad; la mirra su santa humanidad que conocerá la muerte y la sepultura.

Contemplando esta escena en el belén, estamos llamados a reflexionar sobre la responsabilidad que cada cristiano tiene de ser evangelizador. Cada uno de nosotros se hace portador de la Buena Noticia con los que encuentra, testimoniando con acciones concretas de misericordia la alegría de haber encontrado a Jesús y su amor.

Los Magos enseñan que se puede comenzar desde muy lejos para llegar a Cristo. Son hombres ricos, sabios extranjeros, sedientos de lo infinito, que parten para un largo y peligroso viaje que los lleva hasta Belén (cf. Mt 2,1-12). Una gran alegría los invade ante el Niño Rey. No se dejan escandalizar por la pobreza del ambiente; no dudan en ponerse de rodillas y adorarlo. Ante Él comprenden que Dios, igual que regula con soberana sabiduría el curso de las estrellas, guía el curso de la historia, abajando a los poderosos y exaltando a los humildes. Y ciertamente, llegados a su país, habrán contado este encuentro sorprendente con el Mesías, inaugurando el viaje del Evangelio entre las gentes.

10. Ante el belén, la mente va espontáneamente a cuando uno era niño y se esperaba con impaciencia el tiempo para empezar a construirlo. Estos recuerdos nos llevan a tomar nuevamente conciencia del gran don que se nos ha dado al transmitirnos la fe; y al mismo tiempo nos hacen sentir el deber y la alegría de transmitir a los hijos y a los nietos la misma experiencia. No es importante cómo se prepara el pesebre, puede ser siempre igual o modificarse cada año; lo que cuenta es que este hable a nuestra vida. En cualquier lugar y de cualquier manera, el belén habla del amor de Dios, el Dios que se ha hecho niño para decirnos lo cerca que está de todo ser humano, cualquiera que sea su condición.

Queridos hermanos y hermanas: El belén forma parte del dulce y exigente proceso de transmisión de la fe. Comenzando desde la infancia y luego en cada etapa de la vida, nos educa a contemplar a Jesús, a sentir el amor de Dios por nosotros, a sentir y creer que Dios está con nosotros y que nosotros estamos con Él, todos hijos y hermanos gracias a aquel Niño Hijo de Dios y de la Virgen María. Y a sentir que en esto está la felicidad. Que en la escuela de san Francisco abramos el corazón a esta gracia sencilla, dejemos que del asombro nazca una oración humilde: nuestro “gracias” a Dios, que ha querido compartir todo con nosotros para no dejarnos nunca solos.

Dado en Greccio, en el Santuario del Pesebre, 1 de diciembre de 2019.

Francisco

Proveedora
 DATOS IMPORTANTES
 
 
Derechos Reservados
Diócesis de Huajuapan 2019

Información

Matamoros # 6, Col Centro
Huajuapan de León Oaxaca
Tel: 53 2 07 25
Correo
formacioncatolicasanjose@hotmail.com
Horario de atención
09:00 - 20:00 hrs
 
Responsables
 
Lic. Angeles Marquez
Srita. Laura Racine 
9270536
Visitas HOY
Visitas AYER
Visitas ESTA SEMANA
Visitas SEMANA PASADA
Visitas ESTE MES
Visitas MES PASADO
VISITAS TOTALES
6376
16042
104470
8592860
553447
574360
9270536

Your IP: 3.223.3.101
2020-03-28 08:31

FOTOS

Template Settings

Theme Colors

Cyan Red Green Oranges Teal

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…