Facebook 

La Cuaresma y lo cotidiano

La Iglesia católica ha entrado tanto en el corazón de la cultura que marca los ritmos de lo cotidiano. Hasta cierto punto los carnavales fueron enmarcados porque el calendario de la Iglesia puntualizó el miércoles de ceniza. Sucede lo mismo con el descanso dominical, la fiesta de los difuntos y la celebración de la Navidad. Las costumbres, las fiestas, las canciones se enmarcan en la cultura cristiana.

Pero, al paso del tiempo la Iglesia perdió la hegemonía, hay muchas cosas que perdieron ya su olor y su sabor cristiano. Dentro de las mismas fiestas religiosas se dan cosas que ya no son cristianas. Sobre todo se nota la deshumanización creciente, la intromisión de ideologías y sobre todo la mentalidad materialista. Dijéramos que vivimos ritmos cristianos pero con actividades no cristianas. Se llega la Cuaresma pero siguen los disturbios, los desahogos, las injusticias, las mentiras.

La Cuaresma tiene como objeto renovar la vida del cristiano y de la sociedad con el retorno a Dios. Pero no hay tal retorno. Tenemos la formalidad de la ceniza y la tomamos como una forma de esperar que Dios nos bendiga, pero no ponemos nada de nuestra parte para acercarnos al Padre amoroso. Mucha gente ya no está enterada del ayuno y si ayunamos, lo hacemos para dar luego golpes al hermano.

El hecho es que nuestro mundo con la delincuencia, truculencias injusticias está en franco deterioro y la vida sigue en la Cuaresma; la familia, institución fundamental de la humanidad, se está resquebrajando. Pero también, como dicen los obispos mexicanos, en el Plan Global, hay gente que ora, que ama a sus prójimos, que practica la justicia y la equidad. “Reconocemos que son muchos más los gestos cotidianos de compasión y solidaridad que en lo oculto de las familias y las comunidades cristianas se realizan. Todos ellos son signos de reconciliación y alientan esperanza”.

Yo digo que lo único que nos puede volver a ser verdaderos seres humanos es que restañemos nuestra relación con Dios y con nuestros hermanos. Por eso la Cuaresma es un tiempo de reflexión y de esfuerzo por ser sensibles a la bondad del Padre; la Cuaresma es un tiempo para restañar las heridas que hayamos infringido a nuestros familiares y a las personas que han convivido con nosotros. La Cuaresma es un tiempo para volver a ser amables, agradecidos, comedidos, con iniciativa para ayudar y para acompañar.

Recordemos que el Espíritu de Dios llenó a los discípulos de energía para entregarse a sus hermanos, para salir a difundir el mensaje redentor de Jesús. El Espíritu Santo lanzó a los discípulos a hablar de amor, de perdón, de misericordia y ellos recorrieron el mundo de entonces cantando las maravillas de la fe en Jesús. Ellos empezaron a crear un mundo nuevo de fraternidad y de vida comunitaria. La Cuaresma es para llenar nuestra vida del Espíritu de Dios y para que empecemos a ser verdaderos hijos de Dios y verdaderos hermanos.

 

----

Pbro. Porfirio F. Ortiz Osorio

Read 2620 times
Redacción

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Login to post comments
 DATOS IMPORTANTES
 
 
Derechos Reservados
Diócesis de Huajuapan 2019

Información

Matamoros # 6, Col Centro
Huajuapan de León Oaxaca
Tel: 53 2 07 25
Correo
formacioncatolicasanjose@hotmail.com
Horario de atención
09:00 - 20:00 hrs
 
Responsables
 
Lic. Angeles Marquez
Srita. Laura Racine 
9317660
Visitas HOY
Visitas AYER
Visitas ESTA SEMANA
Visitas SEMANA PASADA
Visitas ESTE MES
Visitas MES PASADO
VISITAS TOTALES
18662
17980
36642
8712854
600571
574360
9317660

Your IP: 18.232.51.69
2020-03-30 23:40

FOTOS

Template Settings

Theme Colors

Cyan Red Green Oranges Teal

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…