Facebook 

PASTORAL PROFÉTICA

LA PASCUA CRISTIANA

La Cuaresma es un tiempo de preparación para celebrar la Pascua cristiana. Jesús nos pide la oración, el ayuno y la caridad. Con estas grandes áreas si podremos vivir la Pascua de Jesucristo, es decir, el paso de Dios por nuestro corazón, por nuestra familia, por nuestra colonia, por nuestra sociedad.

La fiesta de la Pascua al principio del cristianismo apostólico, era la fiesta más importante del año, motivando con fervor la presencia de miles de peregrinos en la ciudad santa de Jerusalén (Pc 2, 41, Jon 11, 51.) Jesús mismo participó con su familia en esta fiesta siendo todavía un niño (Pc 2, 41-43); y también siendo adulto (2, 13-23). La última pascua fue cuando él mismo se entregó como víctima pascual en la cruz (Mt 26, 17). En el tiempo de Jesús, la palabra “pascua” posee el significado que en antiguo testamento. San Pablo formula esta bellísima frase: “Cristo nuestra pascua ha sido inmolado”, y que dan testimonio de la existencia de la Pascua cristiana.

Por otra parte, el nuevo testamento hace alusiones entre la antigua Pascua y la nueva Pascua, entre el cordero pascual y Cristo el cordero de Dios (Jon 1, 29.36). La fiesta de Pascua se remota al rito del antiguo testamento que era sacrificar un cordero. Este rito aparece en conexión con la salida de los israelitas de la esclavitud de Egipto (12, 21- 23). Jesús murió dándose como pan partido y compartido, así nos redime involucrándonos en su seguimiento como hijos del Padre y hermanos entre nosotros (PGP 125).

Jesús crucificado es el Redentor por su entrega libre hasta las últimas consecuencias. Su redención es pascual, nos libera del pecado y nos introduce en la gracia, de la muerte nos pasa a la vida, del desencanto nos lleva al encanto. Es el amor que vence a la muerte, por eso es Redentor; el amor de la vida donada, de la vida compartida, generadora de más vida. No podemos reducir el acto redentor de Jesucristo a ese tiempo entre su pasión, su muerte y resurrección, sino que su existencia entera es redentora como donación de sí mismo a los hombres y como donación libre al Padre. Desde esta entrega de su vida en la cruz comienza la Pascua.

En la humanidad glorificada de Jesucristo resucitado está también la nuestra. Esta es la raíz de nuestra esperanza; celebrar su Pascua es vibrar con el misterio de su resurrección. Cristo crucificado-resucitado nos comparte su Espíritu, Espíritu de verdad que nos hace libres (cfr. Jon 8, 31). Pentecostés culmina el misterio pascual de Jesús, y por eso la obra redentora de Jesús se prolonga con la acción del Espíritu Santo en sus discípulos, como ministros de reconciliación (2Co 5,11; PGP 128). Su Espíritu va Construyendo la Iglesia, la vivifica permanentemente, la unifica en torno a su Señor, la lanza al testimonio y la fortalece. La efusión del Espíritu Santo, explica el sentido pascual de Jesús. Vivamos bien la Cuaresma para que el tiempo de la Pascua sea mejor.

Read 18 times
Login to post comments
 DATOS IMPORTANTES
 
 
Derechos Reservados
Diócesis de Huajuapan 2019

Información

Matamoros # 6, Col Centro
Huajuapan de León Oaxaca
Tel: 53 2 07 25
Correo
formacioncatolicasanjose@hotmail.com
Horario de atención
09:00 - 20:00 hrs
 
Responsables
 
Lic. Angeles Marquez
Srita. Laura Racine 
9317528
Visitas HOY
Visitas AYER
Visitas ESTA SEMANA
Visitas SEMANA PASADA
Visitas ESTE MES
Visitas MES PASADO
VISITAS TOTALES
18530
17980
36510
8712854
600439
574360
9317528

Your IP: 18.232.51.69
2020-03-30 23:25

FOTOS

Template Settings

Theme Colors

Cyan Red Green Oranges Teal

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…